El DCU nunca tuvo un universo compartido entre las diferentes películas, series y cómics, probablemente porque la temprana venta de la compañía a Warner (en 1976) le dio poder sobre las producciones fílmicas a unos CHUPASANGRES corporativos sin ¼ de idea de que y como quieren ver las cosas los fanáticos de las historietas. A veces, de rebote, salían cosas medianamente divertidas, o estéticamente adecuadas, pero el ansia por los preciados billetes verdes siempre convirtió lo bueno en malo y lo malo en peor.

Obviamente se experimento con series y película y lo más parecido a un DCU con varios personajes interactuando en una misma producción fue en Smallville. Si, Smallville, esa serie que duro 10 años y fue la perfecta mezcla entre Lois & Clark Dawson’s Creek. En medio de extensos arcos argumentales basados más en los avatares amorosos de Kal-El y no tanto en a quien debería cagar a piñas para salvar al mundo, se dieron el lujo de meter una liga de la justicia un tanto polémico con participantes como Impulse, Aquaman, Green Arrow, Cyborg, Black Canary, Martian Manhunter, Hawkman, Supergirl y Booster Gold. No todo es malo en Smallville, el tema es que es dispar. Por ejemplo tenemos las colaboraciones en guion de  Jeph Loeb, Mark Verheiden, Michael Green y Geoff Johns, todos con conocimientos del DCU y que perdidos en un océano de  guionistas de series para adolescentes aportaron un mínimo de honor a esta serie.

Si Smallville fue un experimento, fue uno muy exitoso ya que la gente de WB siguió con la lógica de equipos conformados por veteranos de la TV para teens y de la DC, convocando a Greg Berlanti (Dawson’s Creek), Greg Berlanti (The Flash, Aquaman, Amazing Spider-man, The Punisher) y Andrew Kreisberg (Fringe) para realizar Arrow y dar con eso el puntapié inicial para el ARROW-Verse, que actualmente cuenta con Arrow (3ª Temporada) y The Flash (1ª Temporada) en el aire, y según dicen en los pasillos se vendría un Spin-Off (Vixen y/o Legends Of Tomorrow) para el año que viene.

En este universo del DCU todo lo que vemos en la pantalla chica NO ESTARÍA en relación con las películas que se están filmando y desarrollándose, sino que tiene una lógica interna propia. Aquí Oliver Queen es mas Batman que Green Arrow, Arsenal nunca fue adicto la heroína (gloria argumental del cómic), Black Canary fueron las 2 hermanas Lance (aunque ninguna de las dos se llama Dinah), Deathstroke es una especie de Bane tuerto, los meta-humanos son producto de un accidente nuclear, los West son negros, Barry Allen es un pibito salido de Glee y Atom no tiene un traje con el material de una estrella enana sino que es un Tony Stark sin onda, ni minas y ni tecnología repulsora. Obviamente se mantiene la relación de 50% relaciones humanas (idas y venidas, amor y desamor) y 50% superhéroes fajándose a lo loco que tan característico fue en joyitas como Buffy, The Vampire Slayer o la nombrada Smallville.

Si quieren saber mas sobre esto, en las próximas reseñas estaremos hablando de Arrow y The Flash!

Deja un comentario